Archives for 12 Juny, 2019

Limpieza ecológica ¿Moda cara o realidad?

Puede que para muchos no sea más que una tendencia puesta de moda y para otros un lujo que no se pueden permitir, pero lo cierto es que nada más lejos de la realidad en ambos casos. La limpieza con productos ecológicos reporta numerosos beneficios, no sólo para el medio ambiente, sino también para tu salud e, incluso, para tu cartera.

Lejía, amoniaco, limpiacristales, quitagrasas… todo un arsenal de productos químicos que en su mayoría son tóxicos, inflamables, corrosivos e irritantes. Muchas de estas sustancias acaban pasando a nuestro organismo y al de nuestra familia a través de la inhalación de sus gases pudiendo causar, a la larga, graves problemas de salud. Esta afirmación puede sonar algo exagerada, pero ¿lo es en realidad?. Un análisis de la Universidad de Bergen de Noruega, publicado en 2018, demostraba que los químicos presentes en la mayor parte de productos de limpieza tradicionales pueden ser tan dañinos para los pulmones como fumar un paquete de tabaco al día.
Sí, ¡¡20 cigarrillos!!

Y de la misma manera que afectan a nuestra salud afectan también al medio ambiente. Un estudio del Instituto Cooperativo de Investigación en Ciencias Ambientales de Estados Unidos publicado en la revista ‘Science’ el mismo año, evidenciaba que estos productos contaminan el aire al mismo nivel que el tráfico de nuestra ciudad. Y eso sólo si tenemos en cuenta los residuos en forma de gases, pero a estos hay que añadir los presentes en el agua. No todos los tóxicos se eliminan por completo en el tratamiento que hacen las depuradoras generando residuos en forma de lodos tóxicos muy complicados de gestionar.

Así que la higiene y la salud, razones principales por las que intentamos mantener limpios nuestros hogares, comunidades de vecinos o sitios de trabajo, se nos pueden volver en contra sin nosotros saberlo. Afortunadamente no hace falta ir muy lejos ni buscar soluciones mágicas. La naturaleza nos ofrece los ingredientes necesarios para fabricar productos de limpieza que, igualmente eficaces, son respetuosos con nuestra salud y con el medio ambiente a partes iguales.

En lo que al aspecto económico se refiere, el coste de los productos ecológicos no es significativamente más caro y, en el mayor de los casos, si prestamos atención a la correcta combinación de ciertos productos podemos, incluso, ahorrar algo de dinero. Al fin y al cabo ¿cuántas veces se nos amontonan en la despensa botellas y envases de productos de limpieza específicos para cada zona de la casa, cada electrodoméstico o cada tipo de suelo que, rara vez, acabamos usando de forma habitual?

Los productos ecológicos pueden reducir la lista de la compra en este aspecto, ya que se pueden usar en múltiples ocasiones y espacios consiguiendo la misma o mayor eficacia que los productos tradicionales.
Cierto, el tiempo libre en nuestras ajetreadas vidas entre el trabajo, la casa y la vida social, deja poco tiempo para que estudiemos el correcto uso de ciertos productos asegurando, al mismo tiempo que una correcta limpieza, una vida sana. No te preocupes, en anita’s maid sabemos cómo hacerlo. Déjalo de nuestra mano y hagamos, entre todos, un mundo más sano y disfrutable.

Ventajas de la limpieza ecológica para ti y el planeta

En nuestras despensas, o debajo del fregadero, se amontonan botellas y envases de colores chillones para la limpieza que, si observamos las sustancias que los componen, pueden convertirse en una auténtica bomba de relojería. ¿Estás pensando en pasarte a la limpieza ecológica? ¿Quieres saber las ventajas concretas que tienen estos productos sobre los tradicionales?

Intentamos llevar dietas equilibradas, practicamos deporte siempre que podemos para llevar una vida sana y limpiamos los espacios en los que pasamos tiempo para garantizar nuestro bienestar, pero también para asegurar higiene y salud manteniendo a raya virus y bacterias. Pero ¿realmente apostamos por nuestra salud cuando limpiamos con productos que desprenden gases y residuos tóxicos? Los productos de limpieza tradicionales forman parte de nuestra cotidianidad pero, como vimos en “Limpieza ecológica ¿Moda cara o realidad?” (enlace), son muy nocivos, tanto como el tabaco o la contaminación de los vehículos y a la larga pueden ocasionar graves enfermedades.

Si te preocupa tu salud y la de tu familia, especialmente si hay bebés o niños pequeños, o quieres un ambiente seguro para tu mascota o eres alguien sensible al continuo deterioro de la capa de ozono, lo que estás buscando son productos de limpieza ecológicos. Aquí (enlace) vimos lo nocivos que pueden llegar a resultar productos que, por normales en nuestra vida cotidiana, pasan inadvertidos. En este artículo vamos a desgranar las ventajas concretas de los productos ecológicos.

Lo primero que debemos tener en cuenta del proceso de fabricación de los productos de limpieza ecológicos es que pasan unos controles mucho más estrictos que los de los productos tradicionales, sobre todo en lo que a sus ingredientes se refiere. Esto se traduce en que la mayor parte de los ingredientes tienen que ser de origen natural y no químico, no pueden contener sustancias tóxicas peligrosas para la salud ni para el medio ambiente y tienen que ser biodegradables prácticamente en su totalidad. En muchos casos, además, no se incorporan componentes de origen animal o se intenta minimizar el uso de plásticos mediante productos concentrados o envases reutilizables.

Ventajas para la salud

Como hemos visto, las sustancias tóxicas, en los productos ecológicos, se sustituyen por alternativas que no presentan efectos negativos en nuestra salud ni en la del planeta sin dejar de ser eficientes en la limpieza: bicarbonato de sodio, jabones naturales, extractos de grasas vegetales o aceites esenciales de plantas.
¡Exacto! ¡Los productos de limpieza tradicionales antes de que los químicos actuales conquistaran el título de “tradicionales”!
Los productos de limpieza, detergentes o suavizantes químicos son, de por sí, tóxicos. Veamos cuáles son las sustancias presentes en casi todos los productos de limpieza y qué efectos producen:

  • Formaldehidos: sospechosos de ser cancerígenos, lo que sí es seguro es que provocan alergias e irritan las mucosas provocando, además, cansancio y depresión.
  • Perfumes y fragancias: Son irritantes y pueden causar daños en el sistema nervioso central, porque se consiguen mezclando sustancias de origen químico y sintético com el alcohol bencílico, el linalool o el acetato de bencilo.
  • Tensioactivos catiónicos: alteran el equilibrio natural de la piel causando diversas patologías
  • Compuestos orgánicos volátiles: relacionados con diversos tipos de cáncer y sospechosos, al igual que los compuestos halogenados, de crear daños en órganos internos y provocar alergias.
    Estos efectos negativos se multiplican exponencialmente cuando los aplicamos en espacios cerrados que no tienen ventilación, ya que provocamos que permanezcan activos durante más tiempo. En lo que se refiere a los productos que aplicamos sobre nuestras prendas de vestir o ropa de cama, entran en contacto con nuestra piel durante horas y los absorbemos con bastante facilidad.

Ventajas para el medio ambiente

¿Qué pasa cuando los productos que usamos para limpiar no son biodegradables o requieren de un tiempo excesivamente largo para que la naturaleza los asimile?

Pues que se generan sustancias tóxicas que acaban, por filtración, en las aguas subterráneas. Las mismas que acabaran en nuestros ríos, mares o tuberías. Las depuradoras hacen un trabajo magnífico con nuestras aguas, pero no son mágicas y no pueden asimilar la totalidad de sustancias o residuos tóxicos.

Pero no todo es tan grave. Tenemos suerte y no todos los gases tóxicos que desprenden los productos de limpieza en su evaporación acaban en nuestros pulmones. Los que no, acaban erosionando la capa de ozono. ¿Quién decía suerte?

Pero aún hay más. Uno de los ingredientes más común en los productos de limpieza y que genera más problemas a nuestro planeta son los fosfatos. Los fosfatos son famosos por sus cualidades fertilizantes. Hasta aquí parece que todo bien ¿no? Lo que pasa que vertidos en el mar estimulan el crecimiento desmesurado de las algas.
A más algas más consumo de oxígeno, a menos oxígeno los ríos y lagos se enturbian, lo que condena a muerte a muchos otros organismos que viven en el medio acuático.

Hemos hecho un repaso por los principales problemas que ocasionan los productos de limpieza catalogados como tradicionales. Ahora solo falta que todos demos el paso. Al fin y al cabo es mucho más fácil que dejar de fumar, que hacer deporte a diario y que intentar comer sano durante todos los días de la semana. Más fácil pero no por ello menos importante. ¿Te apuntas a la limpieza eco?

Consejos y trucos para el uso de productos ecológicos de limpieza

En otro post anterior os comentábamos lo asequibles que pueden ser ciertos productos desinfectantes y totalmente inocuos tanto para nuestra salud como para el medio ambiente. Veamos en este artículo algunos de las sustancias naturales más usadas (bicarbonato de sodio, vinagre…) y algunos trucos para que la limpieza ecológico sea, no una quimera, sino una fácil realidad.
Cuando os comentamos las ventajas de la limpieza ecológica para ti y para el medio
ambiente
comentábamos que las sustancias naturales por excelencia usadas en la limpieza ecológica son, entre otras, el bicarbonato de sodio y el vinagre. Vamos a aprender un poco más sobre ellos y ver algunos trucos de limpieza.
El bicarbonato es un poderoso agente de limpieza para superficies, utensilios de madera o de plástico, incluso para su blanqueamiento ya que, al neutralizar ácidos, quita varios tipos de manchas.
El vinagre es un poderoso desinfectante sanitario y, diluido en agua caliente, es un maravilloso aliado en la limpieza de suelos, del interior de frigoríficos y hornos, y muy recomendado para la eliminación de olores intensos y algunas de las manchas más temidas (café, té, vino, zumos, etc.)
¡¡Pero en estos dos no se queda la cosa!!. El vinagre de sidra, por ejemplo, contiene
una poderosa acción antibacteriana y antifúngica por lo que es totalmente idóneo para la desinfección de superficies. El zumo de limón, debido a su acidez, es óptimo para limpiar vidrios, quitar manchas de grasa o para eliminar manchas de aluminio, de acero, inoxidable y de cobre. El agua gaseosa, el agua oxigenada o la sal tradicional son poderosos aliados para quitar manchas de moquetas, de alfombras así como de lana o tejidos sintéticos.
El listado de productos es infinito y podríamos seguir así durante muchos más artículos, así que veamos cuáles son algunos de las principales dudas y los trucos más sencillos para poner en práctica con la limpieza cotidiana de nuestros espacios más habituales.
Antes de entrar en los trucos, eso sí, vamos a hablar de uno de los tópicos que más señalan las personas que se inician en la limpieza con productos ecológicos y que es la ausencia de espuma. Se cree que los productos que no producen espuma son menos eficaces, pero:

La espuma no asegura más higiene ni más efectividad, pero lo que sí
asegura es la presencia de sustancias contaminantes en su fórmula, ya que
la espuma es un claro indicativo al respecto. Cuanto más espumoso es el
producto, mayor es la cantidad de elementos petroquímicos presentes en su
composición.

Y ahora vamos con los trucos:

¿Temes comprar pescado y dejarlo en la nevera porque tu electrodoméstico por excelencia te lo va estar recordando durante días con su olor?

Para la eliminación de olores en el frigorífico utiliza una cuchara de bicarbonato de sodio por medio litro de agua tibia. Moja un paño y, después de escurrirlo, limpia las paredes y los estantes. Si tu nevera no es frost-free espera a retirar la capa de hielo para hacer la limpieza. Después pasa otro paño para secar. Hacer esto y dejar de tener malos olores es todo uno. Además puedes realizar todo el proceso en cualquier embalaje de plástico.
¿Se te ha enganchado la comida en la olla y temes el momento de tener que retirarlo a fuerza de bíceps y estropajo?

Retirar alimentos quemados en ollas puede dejar de ser un tormento con la ayuda de bicarbonato de sodio.

Salpica un poco de esta sustancia y humedece la zona a limpiar. La reacción del bicarbonato con la grasa del alimento hará que la suciedad se suelte con más facilidad. Si el caso es algo más que un despiste y es que se te ha quemado la comida, llénala con agua, añade dos cucharadas de ese preciado bicarbonato y ponlo a hervir.

Alfombras

Las alfombras son un complemento estético maravilloso en nuestros salones y los tapetes un aliado práctico en nuestros baños, pero ¡¿cuánta suciedad y olor son capaces de almacenar al mismo tiempo?! ¿No habéis pensado nunca en tirarlas sólo por ello?

Os proponemos mezclar dos partes de harina de maíz con una parte de bórax, dejar actuar durante una hora y aspirar. ¿Qué no tenéis tanto tiempo?
Pulveriza bicarbonato y aspira de inmediato.

Una de las zonas más sensibles de la casa

Una de las zonas más sensibles de la casa para la limpieza, el WC. El mercado tradicional de productos de limpieza nos ha hecho pensar que tenemos que llenarnos de productos específicos para este espacio de la casa, pero lo cierto es que podemos conseguir una desinfección 100% apta para asegurar nuestra salud e higiene con productos ecológicos. Una de las zonas más sensibles de la casa para la limpieza, el WC. El mercado tradicional de productos de limpieza nos ha hecho pensar que tenemos que llenarnos de productos específicos para este espacio de la casa, pero lo cierto es que podemos conseguir una desinfección 100% apta para asegurar nuestra salud e higiene con productos ecológicos.

Para la limpieza general del cuarto de baño usa un cepillo con bicarbonato de sodio y agua caliente. Para los sanitarios vierte vinagre y déjalo actuar durante toda la noche. Enjuágalo por la mañana. Y para asegurar la limpieza de los rincones de orificio de salida del agua en el interior de la taza, aplica una pasta de bórax y zumo de limón. Déjala actuar durante unas horas y pulsa la descarga.

Nos encantan los ventanales

Cómo nos gustan las grandes ventanas por donde entra la luz del sol y por las que tenemos vistas increíbles a la ciudad. Sí. Pero cuando te toca limpiar esos mismos cristales te dan ganas de enladrillar la pared. Los siguientes productos no van a hacer que te cueste menos limpiar los cristales (esa solución te la ofrece anita’s maid), los productos ecológicos te ofrecen la posibilidad de hacerlo sin contaminar nada de nada.Si las ventanas y espejos no están demasiado sucios y es una limpieza rutinaria bastará con verter 3 cucharadas de vinagre en 11 litros de agua caliente o una solución de limón diluido en agua. Para superficies más sucias te recomendamos limpiar primero con agua y jabón para, posteriormente, aplicar la combinación anterior. Una fase importante en la limpieza de espejos y cristales es el secado. No hay nada como usar hojas de periódico viejo. En su defecto, algún tejido de algodón reutilizado.

Limpieza de hornos

La limpieza del horno parece que exige de productos químicos que generan espumas y posteriores gases.Puede ser tan sencillo como sustituir esa espuma artificial por agua caliente con bicarbonato de sodio aplicado con un paño fino.

Como veis, con productos que no son nada complicados de conseguir y en absoluto costosos, podéis garantizar la desinfección y la higiene de vuestro hogar, vuestra escalera de vecinos o vuestro espacio de trabajo y, además, garantizan también tu salud, la de tu familia y la del planeta. Lo más difícil de limpiar con productos ecológicos sigue siendo, en efecto, limpiar. La buena noticia es que va a ser igual de complicado hacerlo con productos tradicionales químicos que con los ecológicos. Pero eso puede cambiar con nuestra ayuda. ¿Te apetece ser un #anitasmaider?

¿Por qué contratar un servicio de limpieza?

El trabajo, los más peques de la casa, la compra, organizar los menús de la
semana, lavadoras, planchas, la vida social… A veces nos falta tiempo para
llegar a todo y, o hacemos las cosas a medias, o directamente no las
hacemos. Normalmente, las cosas que solemos sacrificar son aquellas que
dedicamos al ocio, pero son muy necesarias para que la vida no se nos eche
encima del lado negativo. Vamos a ver las principales ventajas para que
puedas salir de dudas si te estás planteando la posibilidad de pedir una ayuda
extra a cambio de salud y empezar a poner más lado positivo que negativo.

Cada vez son más las personas que se deciden por coger una ayuda extra para la
limpieza del hogar, de las comunidades de vecinos o de nuestros negocios. Y no es
de extrañar cuando nos paramos a coger aire por el ritmo acelerado que llevamos y,
de paso, aprovechamos para pensar sobre lo siguiente ¿merece la pena ir
continuamente estresado? La respuesta es no. Es difícil escoger tener menos
trabajo en la oficina o menos clientes en tu negocio cuando al contrario, son
bienvenidos todos. Lo que sí podemos hacer es descargarnos de aquellas tareas
que puede hacer otro por nosotros. Basta que sea de confianza.

El precio tampoco es un problema. Muchas veces se piensa que un servicio de
limpieza está lejos de las perspectivas económicas de la mayoría, pero la verdad es
que suelen estar más al alcance de lo que nos imaginamos. Desgranemos una a
una las principales ventajas de tener un servicio como del anita’s maid:

1. Tener más tiempo

Más tiempo para ti y para los tuyos es el principal beneficio de dejar que
profesionales de la limpieza nos encarguemos de tus pequeñas tareas diarias.
Ese tiempo extra te permitirá estar más con la familia, con tus amigos y descansar.
No hace falta un diccionario para saber que eso se traduce en bienestar.

2. Un profesional limpia como un profesional

Saber qué productos usar o cómo limpiar algunos materiales y superficies, saber
qué hace falta para quitar una determinada mancha y tener todo el material
necesario para garantizar el mejor resultado es lo que tienen la experiencia y la
especialización. Si además eres un negocio o una escalera de vecinos, los
profesionales de la limpieza nos podemos encargar de tareas más complicadas con
herramientas y productos destinados especialmente para ello y que difícilmente
puedes encontrar en tus puntos de venta habituales.

Si además de la limpieza, te preocupan tu bienestar y el del planeta, ciertas
empresas de limpieza, como por ejemplo anita’s maid, ponemos a tu disposición y
alcance los productos necesarios para llevar a cabo una limpieza ecológica, además
de la correcta gestión de los residuos de algunos productos para minimizar el
impacto medioambiental. Puedes ver aquí las ventajas de la limpieza ecológica para
ti y para el planeta (enlace)

3. Salud y bienestar

Una empresa de limpieza es mucho más eficiente a la hora de asegurar una
correcta higiene y este es uno de los factores más importantes para prevenir
enfermedades y alergias. Por otro lado, los profesionales de la limpieza sabemos
qué productos son adecuados y cuáles no para la limpieza de espacios en los que
residen personas con patologías concretas como alergias al polvo o problemas
respiratorios y cutáneos. Aspectos muy importantes a tener en cuenta si piensas en
tu hogar y aún más si gestionamos comunidades de vecinos o espacios donde
nuestro equipo de trabajo desarrolla su actividad diaria.

4. Garantías legales

Si cuentas con una empresa como anita’s maid contarás con la total tranquilidad de
saber que tu personal de limpieza está dado de alta en la Seguridad Social y que
cumplen con todos los requisitos legales necesarios para desarrollar su actividad.
Por otro lado disponemos de seguros para cubrir cualquier daño, perjuicio o
accidente laboral que pueda derivarse de nuestra labor de limpieza.

5. Flexibles

Nuestro principal objetivo es ofrecerte un servicio que se adapte a tus necesidades y
que no interfiera en tu vida diaria. Uno de los aspectos más importantes en cuanto a
esto es el horario, por eso somos flexibles y nos adaptamos a ti, a tu hogar, a tu
negocio o a tu escalera de vecinos.

Estas son sólo algunas de las ventajas y beneficios que traerá a tu vida diaria tu
nuevo servicio de limpieza. Una vez le hayas dado vueltas a la cabeza y te decidas
por contratar un servicio así, llegará el momento de empezar a pensar ¿cómo
hacerlo? Tendrás que tener en cuenta varios factores como exigir documentos que
acrediten su legalidad, acordar los productos que se van a usar o revisar bien qué
incluye el acuerdo que firméis.